FERNÁNDEZ DEL RIESGO, Manuel, La ambigüedad social de la religión, Estella, Editorial Verbo Divino, 1997, 326 pp.

por Luis Enrique de Santiago Guervós

La reflexión sociológica sobre la religión o los estudios sobre la «sociología de la religión”»  son recurrentes sobre todo a partir de la década de los años sesenta cuando comenzó a estudiarse en profundidad el problema de la «secularización» de la religión. El resultado de ese análisis constató el carácter masivo que suponía la indiferencia religiosa, como una consecuencia de la tecnificación de los problemas vitales. Hoy día la computerización de la vida social y la eficacia técnico-funcional de la «sociedad digital» han empobrecido las inquietudes cognitivas gracias a la mística del «mando a distancia» que ejerce un poder real sobre los objetos. La mayoría de las veces se cree en la suficiencia del pragmatismo para solucionar los problemas y satisfacer las necesidades inmediatas de la vida. Pero la realidad es que casi siempre se olvida de la apremiante necesidad de tener un esquema cognitivo o visión de conjunto del universo para poder enfrentarse a la existencia. En este contexto, el discurso religioso ha quedado reducido a un mero recurso retórico.

Este panorama de nuestra sociedad actual es descrito con sutileza y profundidad por Manuel Fernández del Riesgo. El autor se pregunta si, en realidad, la religión sigue teniendo un peso específico en nuestra sociedad secularizada. Su respuesta es que las formas de presencia o incidencia han cambiado, pero sin embargo en los procesos de la configuración de la realidad socio-cultural sigue teniendo un peso determinante. ¿Es el medio urbano hostil a la religión? ¿Es el mundo moderno menos religioso que los mundos anteriores? ¿Acaso no son un hecho los movimientos de contrasecularización y revitalización religiosa en muchas partes del mundo?

El autor defiende que desde el punto de vista socio-cultural no parece que tengamos que resignarnos con la tesis de que nuestra generación tenga que ser testigo del final de lo sagrado o de la muerte de la religión. Por eso cree que el estudio de la sociedad  necesita y exige como complemento necesario el estudio de la religión, pues la religión todavía forma parte del entretejido social. Por todo ello el estudio sociológico de la religión es necesario y pertinente en el pensamiento actual como complemento indispensable de una visión global de nuestro mundo.

La obra presenta, en primer lugar, el contexto en el que la religión ha de ser ubicada, es decir, la cultura y la sociedad. A esta tarea dedica el c.1 («La religión como parte de la cultura»: pp.25-66), en el que se pone de manifiesto cómo la cultura es un elemento indispensable para el desarrollo del individuo y cómo la religión sobresale como uno de sus universos simbólicos más relevantes. Partiendo de esta base desarrolla el autor un interesante modelo teórico sociológico sobre el hecho religioso, en el que se pone de relieve «la ambigüedad social de la religión» (c.2: pp.69-106), que le sirve de punto de referencia para el análisis de dos significativos movimientos religiosos: el «Nacionalcatolicismo» que se implantó en una época determinada en nuestro país, y las «Comunidades de base» y la «Teología de la liberación» en América Latina (cc. 3 y 4: pp. 107-244). Esta ambigüedad se manifiesta en la interacción que se da constantemente entre una visión religiosa del mundo y las estructuras sociales. En esta interacción la religión juega un papel tanto funcional como disfuncional.  Por último, la tesis de la ambigüedad social de la religión se aplica a nuestro contexto social actual (c. 5: pp. 251-326).

La obra de Manuel Fernández del Riesgo es una de esas obras que nos ayudan a reflexionar sobre un hecho, el hecho religioso, y sobre su incidencia en nuestro entorno socio-cultural. Su análisis crítico y la profunda visión que nos ofrece del fenómeno religioso en nuestra sociedad secularizada es una contribución muy interesante a la sociología de la religión. Por otra parte, estamos ante un trabajo muy bien documentado, en el que se refleja toda la problemática suscitada en torno al problema de la secularización desde que en la década de los sesenta comenzase a ser objeto de estudio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s