KERÉNYI, Karl; Dionisios. Raíz de la vida indestructible, Barcelona, Herder, 1994, 285 pp.

por Luís E. de Santiago Guervós

Karl Kerényi (1897-1973) es autor prestigioso de numerosas investigaciones de gran envergadura teórica sobre la mitología y religión de la Grecia clásica. En esta interesante obra  sobre Dionisios, profundiza sobre uno de los aspectos más apasionantes de la filosofía contemporánea, rescatado por la filosofía de Nietzsche: lo dionisíaco. Kerényi  hace un análisis pormenorizado sobre los origines arcaicos de esta divinidad, remontándose a entorno originario de la cultura minoica. El resultado de sus investigaciones, además de las tradiciones culturales relacionadas con el teatro, la fiesta y el vino, es el elemento silencioso de lo vegetativo, imagen primigenia de la vida indestructible, cuyas simbolizaciones son anteriores a las de la existencia humana.  El recorrido que  hace el autor de los distintos aspectos del culto dionisíaco a través de Grecia y su asimilación espiritual por Plotino, San Agustín y otros, es realmente interesante. Por otra parte, nos muestra cómo la génesis de la idea de inmortalidad se va desarrollando dentro de nuestra historia y nuestra cultura.

La obra se compone de dos parte. En la primera parte (pp.19-99) se analizan los orígenes de los dionisíaco dentro de la cultura cretense. Además de las distintas visiones minoicas y el arte minoico, Kerényi se detiene en el significado y simbolismo de la “luz y la miel”  y en lo que constituye el núcleo cretense del mito de Dionisos. Para el autor la cultura minoica seguirá siendo incomprendida mientras no se entienda su carácter dionisíaco. Una segunda parte (pp. 99-265) desarrolla los pormenores del mito y el culto que genera en Ática: el culto tritérico, los ritos de Tebas y Delfos, las ceremonias sacrificiales místicas, la entronización etc. Tal vez la parte más interesante, por las connotaciones que tiene para la filosofía de Nietzsche y su concepción de la tragedia ática,  es la sección última de la segunda parte en la que se estudia los comienzos de la tragedia ática y el nacimiento de la comedia en Atenas.

La obra supone un fuente información importante no solo para la historia de las religiones, sino también para la filología clásica y para la filosofía. Tal vez tengamos que dar la razón a Nietzsche cuando en El nacimiento de la tragedia, en el Ensayo de Autocrítica afirmaba que “mientras no sepamos responder a la pregunta de ‘¿qué es lo dionisíaco?’, los griegos serán del todo desconocidos e inimaginables”. Esta frase de Nietzsche también sigue vigente en la actualidad, si bien la ciencia debe invertirla al mismo tiempo: los griegos y sus antecesores cretenses deben ayudarnos a comprender ese elemento de su cultura. Como el elemento ilustrativo, el libro también incorpora un elenco de 146 imágenes representativas de los cultos dionisíacos

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s