MILLÁN-PUELLES, Antonio, La lógica de los conceptos metafísicos. Tomo I: La lógica de los conceptos trascendentales. Tomo II: La articulación de los conceptos extracategoriales, Rialp, Madrid, 2002, 2003, 319, 318 pp.

por Carlos Ortiz de Landázuri

Las relaciones entre la lógica y la metafísica fueron pacíficas hasta que la crítica del sentido del siglo XX hizo responsables de la mayor parte de los sinsentidos presentes en el habla humana al mal uso de los mal llamados conceptos transcendentales. Sin embargo Antonio Millán Puelles discrepa de una conclusión tan precipitada. En su opinión, la filosofía clásica, tanto en su versión aristotélico-tomista como en la neoescolástica posterior, concibió los conceptos metafísicos desde una peculiar lógica transcendental capaz de invertir estos aparentes sinsentidos, para justificar en su lugar el profundo sentido metafísico latente en todas aquellas posibles paradojas, sin aceptar en ningún caso una posible escisión entre lógica, lenguaje y metafísica, como habitualmente se le reprocha.

A este respecto se reconstruye el orden lógico por el que se legitiman este tipo de reflexiones especulativas a un nivel de estricta segunda intención, en las complejas relaciones internas de subordinación y jerarquía que a su vez articulan el uso transcendental y categorial de los conceptos. Con este fin inicialmente se analizan críticamente algunas propuestas de algunos filósofos contemporáneos acerca de estas cuestiones, contraponiendo las propuestas de Husserl, Quine, Goodman o Geach a este respecto. Además, posteriormente, se prolongan numerosas propuestas de los distintos autores clásicos a lo largo de la historia, ya se trate de Aristóteles, Aquinas, Cayetano, Suarez, Juan de Santo Tomás o los ya contemporáneos Marechal, Ramirez, Gilson, Fabro o Aersten, entre otros muchos, contraponiéndolos a su vez a la metafísica racionalista de Descartes, Espinosa, Leibniz o Kant, al neokantiano Schelling o a la hermenéutica de Heidegger, confirmando en todos estos casos un mismo diagnóstico: la lógica transcendental de la filosofía clásica justificó el uso compartido de un sistema ordenado de conceptos metafísicos, sin provocar por ello una escisión creciente entre lógica, lenguaje y metafísica, como con tanta frecuencia se le ha reprochado.

Para justificar estas conclusiones la investigación se divide en dos partes, subdividadas a su vez en dos o tres subsecciones, precedidas de una introducción o preámbulo. Con este fin en la introducción de la primera parte se analiza la naturaleza irrestrictamente universal tanto de la metafísica como de la lógica, sin que la filosofía clásica sea ajena a la exigencia de elaborar una peculiar lógica de los conceptos metáfísicos, ya se les asigne un rango lógico a nivel categorial, extracategorial o estrictamente transcendental, con una secuencia histórica muy clara, por más que posteriormente haya sido malinterpretada. A este respecto en la primera parte se analizan dos problemas principales:

1) La separación existente entre los conceptos categoriales y transcedentales, señalando tanto las coincidencias como las divergencias respectivas. Sólo así fue posible aplicar a los segundos un tipo de abstracción imperfecta aún más inclusiva, siguiendo un método de la separación metafísica, capaz de evitar cualquier posible confusión con el carácter excluyente de la abstracción perfecta aplicada habitualmente a los conceptos ordinarios o al propio lenguaje, a fin de no absolutizarlos ni tampoco fomentar un uso meramente nominalista;
2) Justificar las relaciones de fundamentación, sistematización y jerarquización recíproca existente entre los diferentes conceptos transcendentales a partir de lo que se considera la propiedad lógica básica y específicas de la noción de ente: la aseidad o su capacidad inherente (de suyo) de apropiación de sus respectivos atributos o propiedades en virtud de un proceso de simple aprehensión, por tratarse de un requisito previo a la formulación de los primeros principios, especialmente el de no contradicción. Se justifica así tanto la prioridad lógica de la noción de ente, como la posterior derivación del resto de las demás propiedades transcendentales mediante un detallado examen analítico, ya se trate de la cosa o ‘res’, el algo o ‘aliquid’, la unidad, la verdad y la bondad, fundamento a su vez de lo bello o ‘pulchrum’.

En el preámbulo de la segunda parte se justifica la necesidad de incluir en el sistema de los conceptos metafísicos otros conceptos extracategoriales atribuibles a los entes en general, aunque desde un punto de vista lógico sólo se les atribuya una universalidad restringida o imperfecta, sin poderles atribuir ya un rango estrictamente transcendental. En este sentido se analizan tres situaciones:

1) Los postpredicamentos a los que se les asigna una naturaleza intracategorial superior a los predicamentos, atribuyéndoles un rango en si mismo extracategorial, aunque se trate de atributos en sí mismos finitos, como de hecho ocurre con los cinco postpredicamentos tradicionales: la oposición, lo anterior, lo simultáneo, el movimiento y el tener o hábito, sin poderles atribuir ya un rango metafísico ni tampoco estrictamente transcendental;

2) Los atributos divinos propios de una naturaleza infinita, metafísica y extracategorial a la que se atribuye una aseidad plenamente autosuficiente desde un punto de vista lógico para apropiarse este tipo de predicados, tanto en el plano entitativo como operativo, aunque desde el punto de vista lógico sólo se les puede atribuir una universidad mínima, aplicable a un único caso – Dios -, sin tampoco poderles atribuir un rango propiamente transcendental, aunque en este caso se trate de propiedades metafísicas propias de una naturaleza en sí misma infinita;

3) Las perfecciones puras y restringidamente universales, siendo perfecciones que o bien se poseen o no se poseen, y generan una oposición lógica de tipo contradictorio, atribuible indistintamente a las naturalezas de tipo metafísico y no metafísico, aunque sin poderles atribuir grados intermedios ni un rango estrictamente transcendental, como por distintas razones ahora ocurre con la transobjetividad, la actualidad, la vida, o con la capacidad de ser objeto de la intelección y la volición discursiva racional. Hasta el punto que la filosofía clásica atribuye a estos dos últimos tipos de conceptos extracategoriales una articulación interna propia de la lógica de los conceptos metafísicos.

Para concluir dos advertencias al lector. En primer lugar Millán Puelles sigue defendiendo la misma vía aporética previa utilizada en su Teoría del objeto puro a fin de demarcar los límites entre lo transcendental y lo categorial, o entre lo natural y lo arbitrario, o entre lo supraconvencional y lo convencional, aunque ahora se presuponen este tipo de disquisiciones. En segundo lugar se inicia un ambicioso proyecto programático de investigaciones lógicas en el que destaca su capacidad de abordar el análisis de las así llamadas perfecciones metafísica puras, con independencia de que este tipo de análisis se sitúe al principio o al final de la investigación. A este respecto cabría preguntarse, ¿la noción clásica de sentido, presente en la tradición clásica cuando Aristóteles se refiere a los sentidos del ser, o cuando Aquinas se refiere al sentido de la fe o ‘sensus fidei’, o cuando la neoescolástica posterior analizó los múltiples sentidos de la noción de mundo o del propio yo, podría cumplir los requisitos exigidos por este tipo de perfecciones metafísicas puras, al modo como ahora también ocurre con la noción de transobjetividad? Y de contestarse positivamente a esta pregunta, también cabría formular una segunda cuestión: ¿La articulación de estos diversos conceptos metafísicos se podría concebir como un análisis de las condiciones de sentido previas exigidas por el logro de una transobjetividad de tipo lógico por parte de los diversos entes de razón, incluido ahora también el propio lenguaje, al modo como ahora aquí se sugiere?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s