RUSH, Michael; Nuevas expresiones artísticas a finales del siglo XX, Colección “El mundo del arte”, nº 69, Destino, Barcelona, 2002, 223 pp.

por M. Paz Tenorio González

Este libro es un trabajo de estética que contempla y analiza  las expresiones artísticas más recientes desde una perspectiva no tradicional, que suele estar asociada a la crítica del arte de vanguardia. El arte sigue teniendo una realidad peculiar, pero se trata de una realidad imaginativa que acontece en el interior del creador.

En el nuevo arte prima lo experimental, la expresión personal, las nuevas ideas sobre el tiempo y el espacio y la incorporación de las nuevas tecnologías a la expresión artística. Estamos ante unas creaciones artísticas que buscan alumbrar un nuevo orden: lejos de anquilosarse en los moldes estéticos del pasado, el arte actual corre acorde a su tiempo, al tiempo de la revolución tecnológica. El autor recorre varios ejemplos vivos del arte actual para ilustrar y justificar sus ideas estéticas, referidas a la pintura, la escultura, e incluso a la música, la fotografía y el cine.

En la obra se refleja claramente el giro radical del arte con respecto a épocas pasadas, incluso recientes. Ahora el arte no es algo para admirar, sino que entra en el ámbito de la acción y de la implicación personal, por lo que desaparecen los límites del arte o las fronteras entre el arte y el resto de las actividades humanas, puesto que la actividad artística ha entrado a formar parte de la vida cotidiana como un momento de la acción humana (el momento artístico, diríamos) indisociable de cualesquiera otros.

Se trata, pues, de una obra que analiza cada una de las corrientes artísticas de finales del siglo XX, reflejando la nueva experiencia estética que hace del arte una acción provocativa, que nos interpela, y que deja abierto el debate  o la disyuntiva entre las dos grandes cuestiones que suscita la nueva forma de entender el arte: ¿la muerte del arte o el gran comienzo?

La obra es un bello recorrido por las nuevas corrientes artísticas que, desde finales del XIX hasta nuestros días, conviven en nuestra cultura, pasando, la mayoría de las veces, a un segundo plano. La falta de información acerca de ellas y la sobrevaloración que se ha solido hacer del arte tradicional son los factores que desplazan al arte nuevo a una incomprensión casi absoluta.

Pienso que este libro contribuye a analizar la progresión del arte, mostrando con claridad algunos fundamentos de lo que la expresión artística ha sido y es. Así, mi valoración de esta obra es muy positiva, y creo que no sólo está dirigida al público interesado en la materia, sino al gran público, ya que, al habernos tocado vivir en esta época, tenemos que conocer sus señas de identidad, y el arte se presenta como uno de los elementos más característicos de cualquier época y cultura. Pero -voy más allá- ¿por qué se rechazan opciones artísticas novedosas como el fluxux y se valora más una obra de cualquier período artístico pasado?; ¿por qué alguien con una cultura elevada, no queriendo escuchar a Ligeti o a Schönberg, escucha a Vivaldi? Son cuestiones que, a modo de reflexión, quiero plantear aquí, dejando abierto al lector el campo de opciones estéticas que se plantean en el libro, para una valoración más consciente y más justa del arte vanguardista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s