SEGURA PERAITA, Carmen; Hermeneutica de la vida humana. En torno al Informe Nartop, Trotta, Madrid, 2002, 178 pp.

por Luís Enrique de Santiago Guervós

En los últimos años la investigación filosófica sobre el Heidegger joven está teniendo una notable incidencia en el desarrollo filosófico actual. Las publicaciones de sus escritos de juventud, y de sus primeras lecciones nos están mostrando un pensador profundo y con claras ideas sobre su opción por la hermenéutica. Por otra parte, los estudios sobre hermenéutica son cada vez más exigentes en cuanto a la búsqueda de fundamentos, y la verdad es que la hermenéutica gadameriana se comprende mejor desde estos escritos de juventud de Heidegger, pues muchas de las claves se encuentran ya aquí. En este sentido, lo que en Ser y Tiempo (1926) se entendía por “vida fáctica”,  tenía sus claves en los años decisivos de 1922-1923.

Todas esas ideas en torno a la hermenéutica del joven Heidegger se encuentran formuladas ya en el llamado Informe Natorp (1922), que se publicó por primera vez en 1989, y ha sido traducido recientemente en la misma editorial Trotta (Informe Natorp. Interpretaciones fenomenológicas de Aristóteles). En este informe, en el que se ponen de manifiesto sus investigaciones sobre Aristóteles, se encuentra una de las convicciones fundamentales de Heidegger: que la filosofía habría de ser hermenéutica fenomenológica de la facticidad, con lo cual comenzaba ya entonces un proceso de radicalización de la fenomenología que lo distanciaría de Husserl. En este sentido, el libro de Carmen Segura es muy oportuno, pues nos ayuda a comprender y a valorar el contenido de dicho Informe, y al mismo tiempo nos permite comprender mejor los motivos y presupuestos que llevaron a Heidegger a escribir Ser y tiempo.

La obra, que recoge algunos trabajos publicados anteriormente, se articula en dos partes. Una primera parte, aborda el proyecto heideggeriano de una hermenéutica fenomenológica de la facticidad, y se centra de una manera especial sobre el tema de la “Situación hermenéutica”. Es de gran importancia, sobre todo para la hermenéutica posterior, la aclaración del tema, pues en el ámbito de la interpretación, ésta se despliega siempre en y para la situación hermenéutica. Aclarar la situación supone develar los presupuestos  y las preconcepciones que constituyen la misma esencia del fáctico Dasein. La segunda parte se centra en algunas de las interpretación fenomenológicas de Aristóteles: la interpretación de la prudencia (Ética a Nicómaco, VI); Interpretación de la sabiduría (Metafísica I, 1-2); Interpretación del movimiento (Física I, II, II;  Metafísica VII, VIII, IX). La obra se completa con una muy útil bibliografía en la que se documenta el estado actual de las publicaciones de Heidegger anteriores a 1927.

Una obra de gran interés, y que se viene a unir a la cada vez más numerosa bibliografía sobre uno de los aspectos claves de la investigación heideggeriana y también hermenéutica. Es posible, que gracias a las aportaciones de esta revisión que se está haciendo de Heidegger tengamos que pensar la hermenéutica de otra manera, es decir, mirando de forma distinta al pensamiento hermenéutico de Heidegger, y de Gadamer.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s