ARGÜELLO, Santiago; Posibilidad y principio de plenitud en Tomás de Aquino, Eunsa, Pamplona, 2005, 387 pp.

por Rubén Pereda

El pensamiento de Tomás de Aquino permite numerosas interpretaciones y enfoques del más variado signo. Uno de los más interesantes, y con frecuencia olvidado, es el del Aquinate como teórico de la modalidad. En efecto, tal y como expone S. Argüello, la doctrina tomista de la modalidad trasciende el ámbito de lo puramente lógico y se incluye en la más alta especulación metafísica. Presenta este proceso con rotundidad, investigando exhaustivamente las referencias que se pueden encontrar en la obra de Santo Tomás acerca de la posibilidad.

En este sentido, el primer capítulo, en el que se trata la posibilidad lógica, da ejemplo del rigor del pensamiento del Aquinate, partiendo del lugar de la posibilidad en la proposición y llegando a una caracterización minuciosa de los diferentes sentidos que puede acoger la noción de “posible”: así, dedica unas páginas a tratar lo que llama “posibilidad bilateral”, es decir, la contingencia. Igualmente, la posibilidad necesaria, o “unilateral”,  se identifica con precisión. La ascensión desde la posibilidad lógica remite a su fundamentación en el al ente necesario por sí mismo, con lo que se abre una interesante cuestión acerca del auténtico lugar de la posibilidad en la filosofía tomista, y se plantea a su vez el problema del conocimiento de un posible absoluto.

El segundo capítulo supone el paso de la posibilidad lógica a la real, preanunciado por los problemas que surgen al hilo de las primeras consideraciones. El tratamiento de la posibilidad real es extenso, ya que afecta, en última instancia, a la constitución completa del mundo actualmente existente. En este sentido, el análisis del posible físico precede a la consideración metafísica. El tratamiento de estas cuestiones supone la inclusión de la contingencia y la potencia en el debate, así como un estudio detenido de la postura de Avicena y Averroes.

El último capítulo sale al paso de algunas cuestiones más actuales acerca de la posibilidad, revisando la postura de Lovejoy y, por tanto, el debate acerca de la recepción del “principio de plenitud”. En este apartado, destaca la fundamentación de la crítica de S. Argüello, así como la precisión con que enfoca los aspectos más técnicos del problema. Del mismo modo, el análisis de la interpretación de Knuuttila supone un esfuerzo por dilucidar el verdadero contenido de la filosofía tomista.

En toda la exposición, la referencia es el propio Aquinate, así como su inspiración aristotélica. De este modo, Argüello advierte la influencia radical del libro IX de la “Metafísica” en la doctrina acerca de lo posible en Santo Tomás, y llama la atención sobre el anclaje metafísico de la cuestión. Efectivamente, la posibilidad radica en última instancia en la estructura íntima del ente, y en la irreductibilidad del ser a la esencia, así como en la captación de la índole contingente de lo actualmente conocido. En este sentido, Argüello ha elaborado un trabajo de gran alcance, al señalar el modo en que Tomás de Aquino da respuesta a los problemas que, desde los megáricos, ha supuesto la consideración metafísica de la cuestión modal de la posibilidad.

Rubén Pereda

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s