BERTOLA, Giuseppe, FOELLMI, Reto; ZWEIMÜLLER, Josef; Income Distribution in Macroeconomics Models, Princenton University, Princenton, 2006, 417 pp.

Carlos Ortiz de Landázuri

Distribución de renta en los modelos macroeconómicos, es un claro ejemplo del giro pragmático operado en la metodología científica en el modo de enjuiciar los numerosos factores micro- y macro-económicos  que de un modo imponderable pueden terminar afectando a sus respectivos modelos teóricos. En este caso concreto Bertola, Foellmi y Zweimüller analizan el posible impacto que la redistribución microfactorial de la renta puede acabar ejerciendo sobre las expectativas de crecimiento de un sistema macroeconómico, así como sobre la ulterior aminoración de los habituales desequilibrios existentes entre ricos y pobres. Se recupera así un tema de gran calado en el liberalismo económico desde tiempos de David Ricardo, pero que hoy día se ha vuelto replantear desde una óptica post-keynesiana con motivo de la famosa curva de Kuznets. En este caso se justificó la necesaria pervivencia de fuertes desigualdades en la redistribución microfactorial de la renta en una primera fase de recuperación económica, dejando para un momento posterior la posibilidad de un reparto más equitativo entre los diversos agentes económicos por obra de las correspondientes ingenierías financieras.

Sin embargo ahora se considera la necesidad de tener en cuenta la imponderable incidencia de numerosos factores microecómicos que retrotraen la justificación de los modelos macroeconómicos del liberalismo clásico a un momento previo, donde también se tengan en cuenta la posible presencia de situaciones de incertidumbre o de aleatoriedad, sin por ello tener que modificar los habituales parámetros macro-económicos de los modelos clásicos. Se analiza así el posible impacto de determinados factores micro-factoriales por ser un requisito previo que legitima y condiciona la ulterior aplicación de un determinado modelo macroeconómico. Al menos así sucede con los criterios de redistribución de la renta, sin tomarlos ya como un simple accidente sobrevenido y en sí mismo imponderable externo al sistema. En su lugar más bien se trata de comprobar la posible incidencia de numerosos factores microestadísticos de la economía familiar en el sistema macro-económico, dando lugar a dos posibilidades: o bien se formalizan como si se tratara de factores homogeneizables mediante la posterior aplicación de un cálculo diferencial, siguiendo a su vez los patrones habituales de los cálculos macro-económicos, aunque simultáneamente se genere un ámbito de imponderabilidad creciente respecto a su posteriores aplicaciones de tipo práctico; o bien se reconocen desde un principio las limitaciones inherentes a un modelo de homegeneización como el antes postulado, reconociendo la imponderabilidad del modelo teórico hasta entonces usado e iniciando en su lugar una revisión del modelo de crecimiento y de redistribución de la renta hasta entonces seguido, como ahora sucede con la curva de Kuznets.

La redistribución de la renta pasa así a ser considerada como un factor micro-económico que obligó a revisar los patrones macroeconómicos de crecimiento hasta entonces utilizados, sin tomarla ya como un simple efecto secundario e inevitable del modelo macroeconómico considerado. En su lugar la redistribución de la renta se tomó más bien como un objetivo prioritario de la política económica que a su vez nos obliga a revisar los modelos de crecimiento y de bienestar en cada caso utilizados, siempre que se admita la posibilidad de errores imponderables, ya sean de tipo macro- o microe-conómico. A este respecto se postula para todo potencial consumidor un comportamiento micro-económico homogéneo, justificando así la tendencia al ahorro en nombre de una dinámica de desarrollo a largo plazo en sí mismo infinita, o al menos ilimitada. Al menos así sucedió en el modelo macro-económico de crecimiento propuesto por “Ramsey-Cass-Koopman”, siguiendo a su vez el ‘Nuevo dualismo’ de Hempel. Sin embargo ahora este modelo se contrapone a la llamada ley de Engel, según la cual, el crecimiento micro-ecónomico de la renta relativa genera a su vez un decrecimiento del nivel de consumo y una subsiguiente mayor tendencia al ahorro, postulando un comportamiento homogéneo por parte del consumidor muy distinto al propuesto cuando la redistribución de la renta se mantiene homogénea.

Habitualmente los modelos macro-económicos de crecimiento han resuelto esta paradójica contraposición en la forma antes indicada por la curva de Kuznets. Sin embargo ahora se rechaza una conclusión tan precipitada que no tiene en cuenta la posible incidencia de determinados factores micro-económicos en sí mismos imponderables. En su opinión, esta contraposición fue el detonante del giro pragmático que hoy día se ha producido a la hora de conceptualizar las más habituales correlaciones entre los factores macro- y micro-económicos, tomándolos indiscriminadamente como en sí mismos imponderables. Por eso ahora también se revisa la dependencia que los modelos económicos clásicos establecían entre los recursos acumulados (capital) y no acumulados (trabajo), o entre trabajo y ocio, o entre consumo familiar y ahorro productivo, o entre renta inmovilizada del capital e inversión en innovación tecnológica, o entre horizonte limitado de expectativas y horizonte ilimitado con solapamiento de generaciones, llegando a una misma conclusión: en ningún caso estos factores macro- o microfactoriales se deben considerar ya un efecto secundario o no deseado del modelo económico, cuando se trata más bien de un tipo de relaciones elementales previas, que a su vez condicionan el posterior desarrollo del conjunto indivisible del modelo económico.

Para justificar una revisión de este tipo la monografía se divide en tres parte, subdivididas a su vez en trece capítulos: La parte primera: Crecimiento acumulativo y ahorro individual, analiza la posible incidencia del comportamiento micro-económico individual en la medición de las grandes magnitudes macro-económicas, a través de seis pasos: 1) Producción y redistribución de la renta en una economía de mercado, reflexiona sobre la posible incidencia de los comportamientos microeconómicos a nivel familiar en los procesos macroeconómicos a nivel global, alterando nuestro modo de conceptualizar las nociones económicas más elementales en la forma antes señalada; 2) Propensiones exógenas para el fomento del ahorro revisa la correlación inversa entre consumo y ahorro que, según Kuznets, se produce en las primeras fases del despegue económico, cuando en su opinión se trata de una conclusión precipitada; 3) Ahorro óptimo analiza su correlación con el consumo, dando lugar a la consiguiente dinámica de acumulación y distribución, tanto respecto a los medios de producción como respecto a los niveles de riqueza y endeudamiento alcanzado; 4) Factores de la redistribución de rentas analiza la incidencia del ahorro, del endeudamiento y del consumo en los inicios de un modelo de crecimiento de tipo postkeynesiano, comprobando que el modelo neoclásico admite otras posibles variantes de crecimiento sostenido, distintas a la curva de Kuznets, especialmente si se tiene en cuenta el crecimiento a largo plazo. Evidentemente en este contexto las distorsiones generadas por la política fiscal y los impuestos son ajenas a este tipo de modelos macro-económicos, pero demuestran la existencia de una gran pluralidad de menus o estrategias de política económica, a fin de poder contrarrestar la incidencia de estos factores tomados ahora como imponderables; 5) Ahorro y redistribución de la renta en un horizonte limitado analiza las incidencia de las políticas de rentas en los diversos estadios de desarrollo económico, rechazando el modelo (de población) perpetuamente joven por no tener en cuenta las inevitables desigualdades que genera a largo plazo; 6) El impacto de la redistribución de la renta y los impuestos comprueba el impacto de la política fiscal en estos procesos a largo plazo a fin de que no se perpetúen determinadas desigualdades sociales, habiendo un gran menú de posibilidades para hacer frente a este tipo de factores habitualmente tomados como imponderables;

La segunda parte, Las imperfecciones del mercado financiero, analiza el posible impacto del modelo macro-económico en el consumo individual y en el nivel de riqueza alcanzado, tanto con anterioridad como con posterioridad al proceso de toma de decisiones, con la consiguiente necesidad de asumir riesgos y de hacer frente a determinadas consecuencias tomadas imponderables, a través de tres pasos; 7) Oportunidades de inversión y reparto del ahorro comprueba el carácter cada vez más imponderable de la incidencia del nivel de inversiones en la corrección de los desequilibrios de renta y de riqueza dado el carácter en sí mismo indivisible y cada vez más globalizado que les otorga el sistema económico, ya se trate de factores endógenos o exógenos; 8) Riesgo y mercado económico analiza diversos modelos de optimación en situaciones de incertidumbre en sí mismas imponderables, pero de consecuencias totalmente previsibles y controlables si se tiene en cuenta la totalidad del mercado; 9) El inasegurable efecto de las rentas comprueba su impacto imponderable tanto en el nivel ahorro como en el crecimiento económico y en la redistribución de los bienes de consumo, sin que haya fórmulas mágicas que garanticen un éxito completo a este respecto;

La tercera parte, Muchos bienes, vuelve a considerar el posible efecto retorno del comportamiento individual en el modelo macro-económico, una vez que se ha reconocido la efectiva incidencia de cada uno de estos factores en el conjunto del sistema; 10) Redistribución de la renta y poder económico comprueba la incidencia de la redistribución de rentas en el consumo y en la innovación tecnológica; 11) Bienes indivisibles y composición de la demanda analiza los procesos macro-económicos de homogeneización del consumo, reconociendo las diferencias insalvables existentes entre ricos y pobres, pero postulando a su vez un acortamiento micro-económico entre ellas, si de este modo se genera un abaratamiento de costes beneficioso para el dinamismo del propio mercado; 12) Preferencias jerarquizadas analiza el mantenimiento a largo plazo de los niveles de consumo entre ricos y pobres en aquellos ámbitos donde no sea posible un abaratamiento de costes a nivel micro-económico; 13) Dinámicas de interacción entre la demanda y los suministros analiza el impacto de la innovación tecnológica en el consumo individual a nivel micro-económico en razón de la renta disponible. Se comprueban así los mecanismos micro- y macro-económicos tan sofísticados e imponderables que condicionan la interacción existente entre la redistribución de la renta, las expectativas de riqueza a largo plazo y el propio progreso tecnológico, sin que haya una única formula de éxito.

Para concluir una reflexión crítica. Sin duda la monografía pone en evidencia los numerosos factores micro- y macro-económicos sí mismos imponderables que pueden incidir en la ulterior homogeneización de un modelo teórico, sin poder ya evitar la aparición de posibles errores contables tanto teóricos como prácticos. Se enfatiza así la incidencia de la redistribución de la renta en este tipo de procesos micro- y macro-económicos, aunque cabría preguntarse: ¿La imponderabilidad de los factores micro- y macro-económicos sólo sucede en el caso de la redistribución de la renta, o habría que extrapolar esta misma consideración a otros muchos factores macro- y micro-económicos que ahora tampoco se han tenido en cuenta? ¿Se puede esperar que las respectivas políticas económicas lograrán una efectiva homogenización de estos factores micro- y macro-económico en sí mismos imponderables, o más bien habría que reconocer que este doble tipo de errores en sí mismos imponderables son comunes a los que también se dan en numerosos cálculos matemáticos y lógicos, tanto respecto de la teoría como respecto de la práctica, sin que los factores micro- y macroeconómicos tengan que considerarse una excepción a este respecto? Precisamente el cálculo de probabilidades de Ramsey y Hempel trató de subsanar una posibilidad de este tipo, pero ahora esta posibilidad tampoco se analiza.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía de la cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s