INNERARITY, Daniel; El nuevo espacio público, Espasa, Madrid, 2006, 270 pp.

Carlos Ortiz de Landázuri

¿Realmente la teoría democrática contemporánea se haya necesitada de un concepto fundamental que eluda el déficit de concreción que habitualmente se atribuye a las propuestas de conciliación entre lo privado y lo público? Según Daniel Innerararity la noción de espacio público podría ser el cauce participativo a través del cual se pudiera dar una respuesta a las numerosas bipolaridades que hoy día presenta el debate social en un mundo cada vez más globalizado, sin que sean suficientes el nivel de concreción de las propuestas dadas tan sólo hace cincuenta años, dada la complejidad del mundo actual, como ha terminado reconociendo el propio Habermas. La noción de espacio público se concibe a este respecto como una noción básica, a un nivel similar a la que en otras teorías sociológicas anteriores pudiera tener la noción de mercado, nación, comunidad, sociedad, bien común o incluso la de mundialidad en toda su complejidad, no tanto porque proponga su eliminación, sino por pretender incluirlas en un ámbito más amplio que a su vez consigue otorgarles un nuevo sentido. Las nuevas bipolaridades aparecidas en estos últimos cincuenta años, vistas desde un espacio público de estas características, se conciben desde una perspectiva más flexible y abierta, sin que la teoría social tenga que seguir anclada en sus enfoques tradicionales, una vez que ya se han demostrado obsoletos y carentes del nivel de concreción necesario, que quizás era suficiente en otras épocas. De ahí que se postule un cambio de paradigma en la teoría social y política que nos permita gestionar los asuntos públicos con una nueva mentalidad más anclada en los desafíos planteados por un futuro próximo, sin remitirnos exclusivamente al pasado aunque sea cercano.

Para justificar esta tesis central la obra se divide en once capítulos agrupados a su vez en tres partes: 1) Los escenarios: los mundos comunes, analiza las profundas transformaciones experimentadas en estos últimos cincuenta años en cuatro ámbitos: la relación entre lo privado y lo público, los sistemas de representación política, la configuración técnica de los propios medios de comunicación o los propios espacios de la ciudad; 2) Los actores: ¿Quiénes somos nosotros?, analiza los desajustes de algunas nociones básicas consideradas insustituibles hasta hace bien poco, pero que hoy día se encuentran en un claro proceso de reelaboración, dados los cambios tan profundos ocurridos a su alrededor, como al menos ha ocurrido con las nociones de comunidad, cultura o historia; 3) Las acciones: articular el espacio público, analiza el modo como esta nueva noción básica lograría reinterpretar y otorgar un nuevo sentido a aquellas otras nociones tradicionales, ya sea aportando una nueva gramática de los bienes comunes, una nueva organización social de la responsabilidad, la emergencia de un poder cooperativo más cercano al ciudadano o la referencia a un horizonte interpretativo más cosmopolita y abierto.

Para concluir una reflexión crítica. Sin duda los cambios habidos en la sociedad en estos últimos cincuenta años tendrán consecuencias muy decisivas en nuestro modo de concebir determinados conceptos básicos hasta ahora considerados inalterables, siendo necesario llevar a cabo una reelaboración que los ponga definitivamente al día. Sin embargo es muy discutible que el método de las bipolaridades consiga por sí sólo el nivel de concreción ahora buscado, cuando tampoco viene acompañado de la aceptación de una eticidad sustancial que permita señalar donde se encuentra el punto medio adecuado a conseguir en cada caso. Evidentemente se trataría de una eticidad sustancial sin los excesos de concreción por los que ha sido tan criticada, pero no parece que el simple recurso a la prudencia política del gobernante democrático sea suficiente para evitar que el método de las bipolaridades degenere hacia actitudes totalitarias o simplemente autoritarias, que ahora se rechazan de un modo muy drástico, pero ante las que la teoría democrática sigue quedando indefensa.

Carlos Ortiz de Landázuri

blog_tags(‘post’, ‘Inciarte_Llano_Metafisica_final_metafisica.html’, ‘INCIARTE, F.-LLANO, A., Metafísica tras el final de la metafísica, Ediciones cristiandad, Madrid 2007; 381 pp.’)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s