MASLOW, Abraham; El hombre autorrealizado. Hacia una psicología del ser, Traducción de Ramón Ribé, Ediciones Kairós, Barcelona, 2003, 292 pp.

María Jesús Bujalance Mestanza

En la contraportada, encontramos las pretensiones de Maslow, su tesis: “que los seres humanos comienzan a dirigirse hacia la autorrealización en cuanto quedan satisfechas sus necesidades básicas de comida, ropa y vivienda. Maslow contrapone la psicología de adaptación al medio ambiente con una psicología dinámica que entiende que el hombre sólo está sano cuando se autorrealiza creativamente. El presupuesto básico de la autorrealización es que, suprimidos los mecanismos de defensa, el animal humano tiende a una nueva expresividad creadora que Maslow denomina experiencia cumbre: momentos privilegiados en los que cada uno de nosotros es llevado más allá de sí mismo, a través de la vía estética, intelectual, erótica, religiosa o simplemente cotidiana.

Maslow cuando habla de la autorrealización “subraya la plenitud humana, el desarrollo de la naturaleza del hombre basada en la biología (…) está menos en función de la cultura. Se adapta al determinismo biológico más  que a los patrones históricos arbitrarios”.

En esta obra encontramos seis partes bien diferenciadas: 1) Un campo más amplio para la psicología; 2) Desarrollo y motivación; 3) Desarrollo y conocimiento; 4) Creatividad, 5) Valores y 6) Tareas futuras.

En el primer capítulo, presenta por un lado,  la psicología de la salud y por otro, lo que la psicología puede aprender del existencialismo. Para Maslow todos poseemos una naturaleza interna de base biológica, en parte privativa y en parte común, que puede estudiarse científicamente y descubrirse cómo es. Una naturaleza que es conveniente sacarla a la luz y cultivarla; teniendo siempre presente que es fácilmente derrotada por los hábitos y las presiones sociales.

Ninguna teoría de la psicología estará completa si no incorpora la idea de que el hombre tiene su propio futuro en su propio interior. Maslow tomará como concepto básico, el énfasis radical sobre el concepto de identidad y la experiencia de la identidad como elementos sine qua non de la naturaleza humana que recoge la psicología existencial. El existencialismo puede dotar a la psicología de la base filosófica que le falta. Ninguna teoría de la psicología estará completa si no incorporan la idea de que el hombre tiene su propio futuro en su propio interior. Este primer capítulo podría resumirse como sigue: Maslow de un sí rotundo a la consideración de la identidad y su experiencia como elementos básicos de la naturaleza humana, y un no a la represión de emociones.

En el segundo capítulo, el desarrollo es entendido por Maslow como “los procesos que conducen a la persona hacia la autorrealización”.  La motivación se reconoce cuando siento deseo, anhelo, voluntad, ansia o carencia. Cuando se produce una motivación del desarrollo, nos hace más altruistas; nos aleja de la visión instrumental del otro. En general, Maslow defiende que “la satisfacción del desarrollo y de las deficiencias producen salud positiva y evitan la enfermedad”.

Ahora bien, cada ser humano tiene dos sistemas de fuerza en su interior: Seguridad (defensiva) y Desarrollo (confianza). Estos dos sistemas de fuerzas hacen que todo individuo se enfrente al dilema: seguridad o desarrollo, inmadurez o madurez. Maslow, por un lado, considera que en esta dicotomía dialéctica, es más poderosa la necesidad de seguridad que la de desarrollo, ya que sin haberse cubierto la necesidad no hay desarrollo que valga; por otro lado, afirma que “todos los impulsos psicológicos y factores sociales que contribuyen  a aumentar el temor, reducirán nuestro impulso por conocer”.

El capítulo tercero, comienza explicitando el conocimiento del ser en las experiencias-cumbres. El conocimiento en una persona autorrealizada, deja de ser “la colocación de una experiencia dentro de un sistema de conceptos, palabras o relaciones, inhibiendo toda posibilidad de un conocimiento pleno”. Maslow considera que “en el conocimiento del ser la experiencia del objeto se ve como una unidad completa abstraído de cualquier relación, utilidad, conveniencia o finalidad”. El objeto es contemplado desde una unidad holística, intuitiva y preferentemente desinteresado. Esta experiencia se da con mayor frecuencia en personas autorrealizadas. Estamos ante una experiencia que nos arrastra a un conocimiento que potencia la percepción en el otro, llevando al propio ego a un segundo plano.

Las personas en las experiencias cumbres son más integradas e integradoras; son más capaces de fundirse con el mundo; utiliza sus capacidades en grado optimo; se sienten responsables, activas, libres, creadoras y singulares.

También Maslow, no deja de advertirnos, que los peligros del conocimiento del Ser, cuando es concebida erróneamente la autorrealización, como un estado de perfección que trasciende todos los problemas humanos.  La autorrealización es otra cosa. Para Maslow “es el desarrollo de la personalidad, que libera a la persona de los problemas deficitarios de la juventud y de los problemas neuróticos de la vida, lo que permite enfrentarse con los problemas reales de la vida”. Normalmente, a los errores que nos puede arrastrar el conocimiento del ser son: imposibilita la acción, irresponsabilidad, insolidaridad, fatalismo, tolerancia excesiva, pura contemplación y amplificación estética. Concluye el capítulo, haciendo varias observaciones sobre la resistencia a ser clasificado. La resistencia se concibe en el marco freudiano: como persistencia de las represiones. Maslow habla de la resistencia para referirse al disgusto sano que experimenta el paciente a ser clasificado o catalogado, es decir, privado de su individualidad, su unidad, su identidad. Esta resistencia lleva a Maslow a considerar que todo paciente debe ser tratado como persona individual y única (singularidad.

En el capítulo cuarto, Maslow destaca la creatividad debida a un talento esencial de las personas que se autorrealizan. Distingue tres clases de creatividad: la primaria (dionisíaca). Aquí la fuente de la creatividad tiene su origen en los procesos primarios. La adaptación al mundo real supone una división de la persona y se da la espalda al interior por peligroso; la secundaria (lo apolíneo). Toma el relevo de lo dionisiaco. Estamos ante una creatividad que preferentemente desarrolla las ideas de los demás; la integrada, que utiliza ambos tipos de procesos.

Para Maslow la creatividad de la autorrealización, por un lado, acentúa la personalidad por delante de sus consecuciones y por otro lado, alcanza todos los aspectos de la vida, independientemente de los problemas.

El penúltimo capítulo es reservado para hablar de los valores. Es  bien sabido que, los humanistas han pretendido siempre construir un sistema natural y psicológico de valores que pudiera deducirse de la propia naturaleza del hombre, sin necesidad de recurrir a ninguna autoridad exógena. Las necesidades instintivas o básicas, se consideran comunes a toda la humanidad, la cual tiene valores compartidos. Maslow considera que estas necesidades y valores guardan una relación evolutiva y jerárquica: alimento, seguridad, amor. Pues bien,  todas estas necesidades básicas son etapas que conducen a la autorrealización o salud psíquica. Maslow nos proporciona unas características para constatar que  estamos ante un ser humano saludable: mejor percepción de la realidad; apertura experiencial; mayor integración personal; mayor vitalidad; firme identidad y autonomía; creatividad; capacidad para fusionar lo concreto y lo abstracto; capacidad amorosa… Maslow opina que la mayoría de la gete tiende hacia la auto-realización, a la vez que rechaza que los intereses individuales y colectivos sean antagónicos. Esta tendencia o potencialidad adquiere en maslow relevancia porque él sostiene que “lo que una persona es y podría ser, existen simultáneamente para el psicólogo, porque las potencialidades también son. El ser humano es a la vez aquello que es y lo que anhela ser. Entre el ser y el deber ser hay estados transitorios absolutos. Maslow hablará de Experiencia-cumbre, cuando las necesidades están cubiertas y se ha alcanzado así un estado de perfección”.

Maslow, pasa a hablar sobre los valores, los cuales son concebidos como portadores de una “base genética (más débil), a la vez que son desarrollados por la cultura (más fuerte)”. Este crecimiento por mor de la cultura, hace concebir a Maslow, la posibilidad de poseer una ciencia descriptiva y natural de los valores humanos. Ahora bien, ¿cuándo nos encontramos ante valores superiores? Se descubren cuando las personas sanas (auto-realizadas) eligen el valor libremente. Las personas auto-realizadas (saludables, sabe lo que es adecuado, etc.), suelen elegir lo bueno. Maslow defiende una especie de esencialismo axiológico. La existencia de los valores supremos dentro de la naturaleza humana, contradice la creencia que establece que provienen de un Dios sobrenatural u otra fuerza exógena al hombre. La mejor manera de desarrollar la naturaleza superior es satisfacer la naturaleza inferior.

Maslow termina la presente obra preguntándose por las “tareas futuras y ofreciendo unas proposiciones básicas de una Psicología del desarrollo y de la auto-realización”. Plantea una nueva concepción acerca del hombre y su destino, sustituyendo el behaviorismo y el psicoanálisis por la psicología del yo o psicología humanista. Poseemos una naturaleza interior, natural, estudiable científicamente, anterior al bien y al mal, que evolucionan hacia un yo al contacto con el exterior, es decir, una naturaleza endógena en la que sus potencialidades se conforman o reprimen por determinantes extrapsíquicos. Vivimos una etapa en la evolución humana, en la que los instintos se han debilitado y son fácilmente manipulables por la educación y las exigencias culturales. A pesar de su debilidad raramente desaparece o muere; siempre es mejor reconocer esta naturaleza interior que reprimirla; esta naturaleza se defiende o evada a través de las neurosis. Está doblemente controlada: por as leyes sociales y por el propio psiquismo; la educación tiene un doble objetivo: cultivar los controles y la espontaneidad; la persona es la principal determinante de sí misma; la mejor cultura es la que satisface todas las necesidades básicas y permite la auto-realización. De Freíd hemos aprendido que el pasado existe en la actualidad en la persona, de la auto-realización que el futuro también existe actualmente en la persona.

Como no podía ser de otra forma, Maslow, uno de los más significativos representantes de la psicología humanista, realiza una exégesis compleja de la motivación y de la personalidad humana. Maslow habla del ser humano como un todo organizado integrado, como una unidad psicosomática. Estaríamos ante un ente sistémico, que se vería influenciado hasta por las necesidades fisiológicas más elementales; influencia que sería recibida siempre de forma holística. Ahora bien, esta individualidad posee un núcleo endógeno, con capacidades y  potenciales latentes, cuya actualización conduce a una plenitud personal. La persona auto-realizada, se acepta a sí misma y a los demás, es espontánea, autónoma, capaz de apreciar los bienes básicos de la vida, y se halla libre de trastornos patológicos. Esta personalidad se constituye en función de la motivación o sistema de necesidades. Para Maslow, el estudio de la motivación, que es el estudio de los últimos objetivos, deseos o necesidades humanos, pone de manifiesto que la mayor parte del comportamiento es multimotivado…

Abraham Maslow, El hombre autorrealizado. Hacia una psicología del ser, Kairós, Barcelona, 2003.

Ibidem, p. 11.

Ibidem, p. 51.

Ibidem, p. 58.

Ibidem, p. 100.

Ibidem, p. 124.

Ibidem, p. 106

Ibidem, p. 153.

Ibidem, p. 202.

Ibidem, p. 210.

Este razonamiento me lleva a considerar el Intelectualismo socrático.

Ibidem, pp. 235ss.

Me recuerda los planteamientos que Levinas hace en su obra “De otro modo que ser o más allá de la esencia…”.

Razonamiento que nos recuerda la obra de Martín Buber: yo-tu.

María Jesús Bujalance Mestanza

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antropología filosófica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s