Netz, Reviel; Noel, William; The Archimedes Codex, Weidenfeld & Nicholson, London, 2007; El código de Arquímedes. La verdadera historia del manuscrito que podría haber cambiado el rumbo de la ciencia, Temas de Hoy, Madrid, 2007, 374 pp.

por Antonio Pelaez

   “Arquímedes a Eratóstones, salud. Te envié anteriormente algunos teoremas que había descubierto, invitándote a que, tras haber formulado yo sus enunciados, hallaras las demostraciones que aún no te había indicado. Los enunciados de los teoremas eran los siguientes…

   Reconociendo, como digo, tu celo y tu excelente dominio en materia de filosofía, amén de que sabes apreciar, llegado el caso, la investigación de cuestiones matemáticas, he creído oportuno confiarte por escrito, y explicar en este mismo libro, las características propias de un método según el cual te será posible abordar la investigación de ciertas cuestiones matemáticas por medio de la mecánica. Algo que, por lo demás, estoy convencido, no es en absoluto menos útil en orden a la demostración de los teoremas mismos. Pues algunos de los que primero se me hicieron patentes por la mecánica, recibieron luego demostración por geometría…” (Arquímedes: El Método. Alianza, Madrid. 1986).

   Cuando el filólogo Johan Ludwig Heiberg, de Copenhage,  descubrió en Costantinopla, en 1906, el Códice C de Arquímedes –única copia en griego que ha sobrevivido- marcó un hito en la Historia de la Ciencia. Sin embargo, al final de la 1ª Guerra Mundial, el Códice vuelve a desaparecer, para reaparecer en París, en poder de una familia que acaba subastándolo en Christie’s de Nueva Cork, en octubre de 1998. A la subasta acude un representante del Ministro de Cultura griego, que pierde en la puja contra un misterioso millonario norteamericano, que se lo lleva por 2 millones de dólares. El millonario –cuyo nombre se desconoce- presta el manuscrito al Museo de Arte Walters, de Baltimore (Maryland). El libro “The Archimedes Codex” [2], ha sido escrito por William Noel, conservador del Museo Walters, y Reviel Netz, matemático y profesor de Ciencia Antigua en la Universidad de Stanford. La traducción española [3] salió varias semanas antes que el propio original inglés, aunque los editores no resistieron la tentación de cambiar “Códice” por “Código”…

   Los autores, el conservador y el matemático, se alternan para contar la historia del Códice. Presentan a Arquímedes, la matemática griega y las vicisitudes del Códice: una novela de aventuras. El códice fue escrito –o sea, copiado a mano de un manuscrito anterior- a finales del siglo X, último eslabón de una cadena de copias manuscritas desde las obras originales de Arquímedes, en el siglo III a. de C., escritas en rollos de papiro. En 1229 un escriba desmonta el Códice, para hacerse con los pergaminos, raspa el texto y escribe un devocionario. En ese momento el texto de Arquímedes se convierte en un “palimpsesto”, y está oculto debajo de las oraciones del devocionario.

   Junto con las aventuras del Códice están las aventuras de conseguir recuperar el texto por medio de técnicas de imagen multiespectral. El libro se lee como una novela y además merece la pena leerlo. Pocas veces se escribe una obra que pueda despertar un gran interés en personas tanto de “ciencias” como de “letras”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Estética

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s