Fuchs, Jirí; The Critical Problem of the Truth, Krystal OP, Praha, 2005, 208 pp.

por Carlos Ortiz de Landázuri

El problema crítico de la verdad, hace un balance del papel desempeñando por la crítica del conocimiento en el pensamiento contemporáneo, con posterioridad a Husserl, pero también a Heidegger y Wittgenstein, incluido el positivismo lógico, dentro de la así llamada postmodernidad. Según Jirí Fuchs, la modernidad y el llamado post-cartesianismo provocaron una crisis de fundamentos de proporciones desconocidas por haber hecho un defectuoso planteamiento del problema crítico. Sin embargo opina que a lo largo del pensamiento contemporáneo se habría llevado a cabo una recuperación de esta crisis mediante una ulterior recuperación del auténtico sentido de lo noético, como al menos sucedió en el método fenomenológico del primer Husserl, o en la apelación a la metafísica del primer Heidegger, o en el realismo metafísico de Gilson, o en los grados del saber en Maritain. Sin embargo hoy día en la así llamada postmodernidad esta crisis lejos de estar resuelta se ha agudizado aún más. En efecto, la postmodernidad habría radicalizado aún más la autocrítica del conocimiento que ya se hizo presente en Descartes, pero que el último Husserl, el segundo Heidegger, o anteriormente en el positivismo lógico de Moritz Schlick, Russell y el primer Wittgenstein, la habrían profundizado aún más, sin que tampoco los defensores de un realismo metafísico supieran acertar a dar la respuesta adecuada. No supieron apreciar el papel tan peculiar desempeñado por lo noético en la efectiva resolución del problema crítico y en la crisis de fundamentos de la filosofía primera. Por dejar soslayado este problema, el último Husserl y el segundo Heidegger fracasaron en sus intentos de fundamentar sus iniciales proyectos de tipo fenomenológico o metafísico, a pesar de sus aciertos iniciales, de igual modo que la visión de la ciencia del positivismo lógico se vio envuelta en paradojas irresolubles. De todos modos tampoco los representantes del realismo metafísico terminaron de advertir la necesidad de una respuesta proporcionada a la radicalidad con que ahora se presentaba la crisis, que lejos de decrecer todavía seguía en aumento. No advirtieron que la defensa de un realismo metafísico y de sus correspondientes presupuestos ontológicos pasa necesariamente por llevar a cabo una recuperación del valor noemático del conocimiento, sirviéndose de los indudables hallazgos que hizo la fenomenología, la hermenéutica o el propio análisis.

Para justificar estas conclusiones la monografía se divide en dos partes, subdivididas en cinco capítulos. La primera parte, El problema noético: exposición y solución, se subdivide a su vez en tres partes: 1) Complicaciones metodológicas con la posibilidad de la noética, analiza las peculiaridades del objeto de la noética, que a su vez explican las diferentes formas que ha habido a lo largo del pensamiento contemporáneo de negarle este tipo de virtualidades, justificando las críticas formuladas por Gilson, pero sin compartir su rechazo a abordar el problema crítico; 2) La verificación de la objetividad del pensamiento, analiza los numerosos debates que la resolución del problema crítico cartesiano ha seguido generando en el pensamiento contemporáneo, sin que tampoco la superación del esceptismo radical o la recuperación de los primeros principios de la filosofía primera se vieran libres de la acusación de una insuficiente justificación o de circularidad; 3) Lugares comunes suplementarios, analiza las limitaciones del tratamiento del problema de la verdad en el primer Heidegger, o en el realismo crítico de Maritain; La segunda parte, El fracaso del post-cartesianismo, se subdivide a su vez en dos partes: 4) Los padres fundadores, analiza la compleja génesis del problema crítico en Descartes, Locke, Hume y Kant; 5) La crisis contemporánea de la verdad, analiza el déficit noético de las propuestas analíticas de Schlick, Wittgenstein y Carnap, del trascendentalismo de Husserl y del existencialismo, del personalismo y postmodernismo posterior.

Para concluir una reflexión crítica. Las anteriores propuestas de Fuchs son la segunda parte de un ambicioso proyecto intelectual, que también abarca una lógica, una ontología y una teodicea. Sus propuestas son además un exponente muy claro de la situación emergente en los países centroeuropeos, en concreto de Chequia, en su intento por recuperar sus respectivas raíces intelectuales, después del paso por el comunismo. Y en este sentido cabría cuestionar, dada su situación privilegiada para captar este tipo de movimientos emergentes profundos que hoy día se están produciendo en Europa. ¿La recuperación de las raíces culturales del pensamiento europeo pasa necesariamente por una rehabilitación de la dimensión noética del conocimiento tal y como se hizo presente en la modernidad, o habría que retrotreaerse aún más a fin de recuperar otras tradiciones que posiblemente son tan decisivas o más para el correcto planteamiento del problema noético del realismo metafísico?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teoría de la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s