Persona y sexualidad: Sobre “Varón y mujer: Fundamentos y destinación de la sexualidad humana” de Ignacio Falgueras

Por Juan A. García González, Universidad de Málaga

Ficha Técnica: FALGUERAS SALINAS, Ignacio, Varón y mujer. Fundamentos y destinación de la sexualidad humana, Edicep, Sevilla 2010; 180 pp.

Con el título Varón y mujer se han publicado recientemente varios libros (Juan Pablo II, Madrid 2005; VV.AA., Madrid 2008; VV.AA., Roma 2011), lo que muestra la actualidad del tema y su interés hoy en día. A ellos se suma éste de Ignacio Falgueras, que reúne distintos escritos previos del autor y les añade un nuevo discurso que los aúna.

Ese nuevo discurso da razón del subtítulo: fundamentos y destinación de la sexualidad humana. Todo un acierto para mostrar que la sexualidad humana no es sólo una realidad natural, un tipo de reproducción que ya se da en algunos animales evolucionados; sino que además es algo personal, que el hombre debe orientar a su destino último.

La primera parte del libro elabora una teoría de la vida orgánica y de su evolución, principalmente basada en la idea del crecimiento: en el gradual crecimiento de los seres vivos y de sus funciones reproductiva y nutritiva (y por este orden). No sólo se da una gradualidad horizontal de la vida, según la cual se despliega en una amplia variedad de formas e individuos; sino que hay que añadir además una gradualidad vertical, de acuerdo con la cual la vida se organiza en escalones con diversa intensidad de organización interna (p. 53). Y si el primer grado de crecimiento vital orgánico es la diferenciación según la nutrición, el segundo es la diferenciación según la reproducción (p. 58); y el último grado es el crecimiento según la información (p. 60). De acuerdo con este planteamiento, dos son las funciones del sexo plenamente desarrollado: la reproducción de la especie y la individuación somática de la vida (p. 70).

La segunda parte del libro estudia la personalización del sexo en tres pasos:

1º La ampliación de la diferencia sexual del cuerpo humano (liberalización funcional del sexo, apertura a la relación personal, liberalización de la paternidad, ampliación de la función sexual a la relación genealógica, etc.; cap. 7);

2º La mediación sexual en la destinación de la persona (habitación humana del mundo mediante su corporalidad, conjunción de lo masculino y femenino en esa tarea, etc.; cap. 8; muy oportuno a este respecto el primer apéndice de esta parte);

y 3º La integración personal de la sexualidad (libertad en la inculturación y socialización de la sexualidad, integración congruente o incongruente de ella, sentido virtuoso de la castidad, etc.; cap. 9).

Estos tres pasos abocan a la consideración de la familia como ámbito de realización de la persona (cap. 10), y de los peligros que actualmente acechan a esa institución (cap. 11).

En definitiva, la sexualidad humana se distingue de la animal porque inserta la función reproductiva en el ámbito de la relación interpersonal, el de esa relación conyugal íntima y completa que es el matrimonio. No es completa la relación conyugal, ciertamente, si no se abre a la fecundidad. Pero no es correcto remediar la infecundidad a espaldas de la relación conyugal íntima: acudiendo a otro generante, ajeno al matrimonio, para engendrar un hijo; o bien acudiendo a técnicas científicas al margen de la relación interpersonal. La reproducción independiente de la relación conyugal no es correcta éticamente; como tampoco lo es la relación conyugal cerrada a la reproducción. Ni la reproducción ni la relación por separado son correctas éticamente, porque no son íntegramente humanas: lo humano es integrar la función reproductiva en la relación interpersonal.

Aunque el libro tiene un tono bastante culto, y por momentos de alto nivel teórico (como el apéndice que examina científica y filosóficamente la teoría de la evolución), resulta rápido de leer, y es muy positivo y formativo. De ahí que felicitemos al autor, y a la editorial que lo ha publicado, por este valioso libro.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antropología filosófica, Metafísica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s